escucha el himno de la Familia de luz mientras lees el post

EL UNIVERSO ES UN PALACIO Y VIVES EN EL SÓTANO

EL FIN DE LA VIDA ES LA UNIÓN ENTRE EL MICROCOSMOS Y EL MACROCOSMOS

I.-SUEÑO

© Luis Carlos Campos & Fco Solé, ilustrador del Club Dumas del best seller Pérez Reverte y la película La Novena Puerta de Polanski. Todos los símbolos y composición del Pergamino es exclusiva creación de Luis Carlos Campos.. Estos pergaminos no están hechos en estado normal, sino en trance , tras profundas experiencias en meditación. Representan el despertar de la kundalini y las fases de ascenso del Alma.

♥ ♥ ♥

Puedes entender que se siente en nirvana en samadhi, en estado de iluminación con el maravilloso Cuento de la Princesa Jiivatma o Pequeña Alma, el microcosmos. Ese estado no se puede explicar, es inefable, está MÁS ALLÁ DE LA RAZÓN, pero puedes entendero por analogías. Normalmente el ser humano vive en el Sueño del Samsara, en la ilusión de la Mátrix de un mundo holograma irreal y pasajero. Duerme en un laberinto perdido como la princesa Jiivatma.Es la Jaula de Oro o Cáula Aurea. Te pusieron en un Laberinto Cósmico para jugar contigo. Todo es una Broma de Amor o Iocatio Amoris del Creador Supremo, el Príncipe Paramatma o Gran Alma, el Macrocosmos. 3D es solo una prisión dual con juguetes transitorios. El Principe te Observa siempre de Su Trono Supremo y juega contigo con la Rueda de la Fortuna y sus Tres Aspectos de Destructor (Brahma), Bufón (Visnú) y Enterrador (Shiva). Sólo sales del Laberinto con el ascenso de la Kundalini y el Dharma, la Ciencia de la Expansión al Infinito del Tantra Yoga pleyadiano.

Es imposible describir el samadhi. Es un estado subjetivo al que sólo se accede por experiencia directa. Sin embargo, puede describirse en cierta forma a través de analogías .El samadhi es como un cuento de Hadas, el de la Princesa Enjaulada Jiivatma.

Hace mucho, mucho tiempo existía un reino lejano y misterioso llamado Parashanti, “El Reino de la Gran Paz”, en el que vivían plenos de felicidad el apuesto príncipe Paramatman y su prometida, la bella Jiivatman. Su vida era pura dicha sin fin; su único pasatiempo era el amor, la diversión y los juegos afectivos.

Pero un día Paramatma, que era como una especie de Mago Divino, quisó gastar una Broma Transcendental a su Amada, sólo por Jugar, sólo para probar su Amor, sólo para expresar su Poder Omnímodo. Así, le dio a comer unas manzanas embrujadas que hacían perder la memoria y la depositó en el sótano de Su Palacio. Allí colocó atractivos juguetes y regalos perecederos para que la princesa se entretuviera en una cárcel-laberinto perfectamente montada para engañarla y probar su amor con el libre albedrío. ¿Por qué lo hizo?. Por aburrimiento, para jugar.

Jiivatma cayó dormida y tuvo un sueño muy extraño. Soñó que su cuerpo desaparecía y se convertían en una gran eclosión caleidoscópica y atronadora. Soñó que salía de la eternidad y comenzaba a viajar en el tiempo en una metamorfosis progresiva en la que de un círculo perfecto iba tomando un sinfín de formas atómicas, estelares, minerales, celulares, vegetales, animales y humanas.

Así un día la conciencia de Jiivatma se vio de pronto en el laberinto de la Jaula Dorada, sin saber muy bien por qué razón había aparecido allí, habiéndose olvidado ya por completo de Su amado Príncipe.

Como en la Jaula había muchos juguetes, Jiivatma se dedicó en un principio a satisfacerse con ellos. Pero poco a poco fue percatándose de que los juguetes no le colmaban del todo y de que en aquel laberinto las cosas tenían un principio y un fín: un día, sin saber muy bien por qué, éstas desaparecían para siempre, porque en aquel mundo todo era pasajero. La vida era en realidad el mundo de la muerte.

La princesa se sumió en una profunda tristeza. No lo sabía muy bien, pero añoraba aquel estado de Felicidad Absoluta en el que vivía con su Príncipe Olvidado. Quería salir de la Jaula, pero no sabía cómo.

Un día encontró un loco y esperpéntico ermitaño vestido de bufón, Guru, que también era carnicero y enterrador, por lo que vivía junto a un cementerio. El ermitaño le dijo que para salir de la Jaula Dorada sólo había que cerrar los ojos y aquietar la mente con la Ciencia de la Contemplación. Entonces descubriría el secreto y volvería al Origen. En realidad el ermitaño era el mismo Príncipe disfrazado. Era el Caballero de la Armadura –el mundo no le afectaba gracias a la coraza del yoga- destinado a rescatarla de su prisión para llevarla de nuevo ante al Palacio, donde se desposaría con el Príncipe.

Desde arriba el Paramatma sonreía desde Su Trono Divino y se decía a sí mismo: “!oh, mi Amada, cuánto está sufriendo, qué ganas tengo ya de rescatarla…cuándo volverá definitivamente a mí. Soy realmente cruel. Pero el reencuentro será maravilloso…”.

Durante muchos años practicó aquella técnica de meditación hasta que un día, ayudada por el Caballero de la Armadura, logró vencer a la diosa de Maya y al dragón Cronos. Fue entonces cuando alcanzó el samadhi y descubrió todo el Complejo Juego de su Príncipe Enamorado.

Lo que se siente en el samadhi es lo que sintió la Princesa cuando, tras perfeccionarse en el Arte del Tantra Yoga que Trajeron los Dioses Rubios de Las Pléyades, en el más profundo estado de Trance Contemplativo el Principe volvio y le reveló todo El Secreto de Su Juego Divino.

Samadhi. La únión del Yo y el Tú. Entrar en el Diagrama Esencial. Ver el Símbolo del Ser.Logotipo del Yo Gigantesco. Confabulación Descubierta. Contradicción foránea y entendible. Metadogma Absoluto. Technoperfección Holística. Recuerdo Incomprensible. Intáctil Geometría Mística. Simpleza Apocalíptica. Subida Ignota. Fin del Trayecto. Desmayo en la Eternidad. Axioma Descomunal. Coincidencia Sincrónica. Ananda: Placer Sin Fin. Broma de Amor Descubierta.

Así Jiivatma volvío al regazo de Su Amado y se fundió con Él para siempre sumidos ambos en la frase eterna del Amor: “Tu eres mío y yo soy tuya para siempre, para toda la Eternidad”. Y así se desposaron en el Palacio de Parashanti en donde el padre del Príncipe, Brahma, les entregó La Piedra Filosofal y vivieron felices y dichosos por los siglos de los siglos.

Tal fue la historia de la princesa de Jiivatma. Tal es la historia del Universo. Tal es la historia de cada alma, de cada estrella que titila en el Cosmos silencioso. Y el Yoga es la ciencia que nos enseña a vivir sanos, equilibrados y a subir a lo más alto del Palacio del Universo y alcanzar así la felicidad infinita a la que todos estamos predestinados.

Om Shanti, Om Shanti, Om Shanti

Ii.-LUCHA

El Ascenso al Monte de Contemplación se llega abriendo 7 PUERTAS: que corresponden a 7 fases de evolución según el cuento de la princesa enjaulada. Este cuento es una analogía para explicar nuestra situación en el universo y lo que se siente en los elevados estados de conciencia que se alcanzan con el yoga.

El universo es como un gran palacio en el que nosotros ocupamos sólo el sótano, su parte más baja. El hombre es como a una princesa que han encarcelado en esa jaula-laberinto porque su Príncipe eterno le ha querido gastar una broma de amor. El proceso de salir de ese laberinto,descubrir el secreto y volverse a unir de nuevo con el Príncipe es YOGA. Pero tenías que luchar contras tus mentiras y malos hábitos para salir de la Cárcel en la que morabas.

III.-EXPANSIÓN

Erase una vez un Reino hace muchos, muchos Eones en el que vivía una bella princesa llamada Jiivatma en un mundo multicolor lleno de atractivas vanidades y riquezas. Al principio la Princesa parecía ser feliz y disfrutaba con aquel mundo, pero cierto día se pregúntó qué hacía allí y por qué existía.

Entonces comprendío que las riquezas de ese mundo eran perecederas y sus límites finitos y que todo su Universo no era sino una gran prisión y laberinto. El laberinto de la Razón y la prisión de los 5 limitados sentidos. En aquel mundo un día morías y se acababa todo y aquello no tenía lógica. Pero con la meditación y purificando tu mente podías dilatar la mente, expandirte y salir del Laberinto.

IV-ABRAZO

Según progresava en la práctica de la meditación, dos o hasta cuatra veces al día, Jiivatma comenzaba a sentir experiencias sobrenaturales y un extraño Amor de otro mundo, que le Recordó a su Viejo Amor El Principe de Parshanti, que era su Esposo de desde el principio de la Eternidad.Su Olvidado Príncipe le envíó una flecha de Amor que se clavó en su corazón herido, ansioso de placer y Fusión con el Mysterium Tremendum. Es la Transverberación que sienten los místicos y yoguis.

V.-GUSTO

La historia de Amor iba más allá del abrazo y el Amor y con el Cortejo de las Bodas Químicas alcanzaba estados de Extasis y Ananda con la Unión Suprema con el Absoluto. Era el Romance del Amor Perfecto, porque Ananda es Amor infinito, PREMA SPADATVAM ANANDATVAM. Placer infinito es Ananda: El Supremo Gustirrinín * SUKHAM ANANTAM ANADAM.

VI.-CONTEMPLACIÓN

Finalmente un día, El Príncipe Paratma descubrió EL Gran Secreto , su Rostro INFINITO y se mostró ante la Princesa. Comprendíó que Ella era ÉL. Comprendió el TAT TVAM ASI; ESO ERES TÚ, el INFINITO. Vio el LOGOTIPO DE DIOS, el matasellos de Dios, el MANTRA CHAINTANYA. Tras años de esfuerzo, subidas y bajadas y lucha en su práctica de meditación LE VIO EN SU FORMA INFINITA, más allá de la materia y más allá . Era un Mandala de Perfección que le envíaba vibraciones de Amor en un Piélago silencioso de olas de paz y éxtasis, la NUBE DEL DESCONOCER, el Abismo de SVHHRUUMM*, Su pequeño ego se perdía en el Gran Océano de Amor, SVRHHUUMM*: Acrónimo formado con la palabra: Sima-Remolino-de-Amor, Vasta, Honda y Hosca (=oscura, intratable, lugar poco acogedor), Repleta de Unidad de Ultratumba sin Modo ni Materia. Principal Característica del Samadhi y de D¿os*, rareza extramundana del Ser.

CONCLUSIÓN:

VII.-LIBERACIÓN

Finalmente, al abrir la Séptima Puerta de Contemplación, Jiivatma se Fundía con Su Amado Príncipe y se hacía UNO CON EL y comprendía el TODO ES UNO y veía el UNIVERSO desde lo Alto del Palacio de Parashanti Acompañado para siempre de su Eterno y Fiel Esposo. Vívían en Estado de Perpetua Felicidad, unión y Diversión. Ahora ambos eran el ANDRÓGINO HERMÉTICO, la Unión de los Opuestos, EL ESTADO DE PERFECCIÓN ABSOLUTA. Vívía ya para siempre en el Estado de LIBERACIÓN en lo más Alto del Palació divirtiéndose con el Príncipe en la Creación de SU ETERNA BROMA DE AUMMOR*, un amor que venía del Secreto de la Creación, más allá de la materia. Jugando de convertir en Dioses a todas las Almas que aún moraban en el Laberinto, que no Era otra Cosa que UNA MÁQUINA PARA CREAR DIOSES, porque los hombres son dioses mortales y los Dioses hombres Inmortales que al Liberarse son Estrellas que repiten todo el Proceso del Brahma Chkara o Circulo de Brahma, que es, BRHATVAD BRAHMA BRAHMANATVAD BRAHAMA: El Que es Grande y Hace a Otros Grande… no importa lo imperfecto que seas ahora, TODO ES UNO, estás condenado-a a la ETERNIDAD.

aprende gratis a meditar y hacer posturas de yoga con este mantra cargado especialmente por LCC para ti llegarás al Infinito

click aquí para descargar los pergaminos a más resolución

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.3/5 (14 votes cast)
Samadhi o el cuento de la Princesa Jiivatma y el Príncipe Paramatma, 4.3 out of 5 based on 14 ratings